Imagen y marionetas

Faltan 20 días para las elecciones.

Aquí, y ahora, debería ir el resultado del debate de ayer, que podéis ver entero aquí y, si entendéis el inglés, leer aquí.

Pero… Es que… No nos gustó nada el debate. Sí, el town hall es mucho más dinámico, pero hubo cosas que no nos gustaron.

Empecemos diciendo que las victorias y derrotas en debates depende única y exclusivamente de la percepción; como tal, es subjetiva. Entonces, ¿cómo determinamos quién vence y quién es vencido? Para eso están las encuestas, y las de ayer son bastante claras: en la de CNN ganó Obama con un 46% (39% para Romney), en la de la CBS ganó Barack (37%) a Mitt (30%).

Para nosotros, la mejor encuesta sobre el debate es esta (gracias Jimmy Kimmel por las risas nuestras de cada día):

No tenemos tan claro quién ganó, y menos en un debate por momentos demasiado agresivo (triunfó el modelo Biden-Ryan por encima del modelo primer debate; mucho más rico televisivamente pero menos claro en datos, protocolos y saber estar necesario para ser presidente).

No vamos a negar que Obama estuvo realmente bien. Desde el primer segundo, dejó las tonterías a un lado y atacó: de hecho, ni saludó ni dio las buenas noches ni nada. En su primera intervención, directo al grano. Además, estuvo en un lugar en el que se sentía cómodo, en el que su gracia, su empatía y la conexión (cosas que no tiene Mitt) son perfectas: cuerpo a cuerpo con la gente, hablando de “tú”. Cumplió lo prometido: no fue tan “educado” y se lanzó al ataque (en los primeros quince minutos no se frenó en repetir hasta la saciedad “it’s not true” a cualquier axioma de Romney). No le quedaba otra: o eso o perdía la reelección.

Todo le fue a favor. Primero, en la repartición de tiempo: al inicio del debate la moderadora, Candy Crowley (CNN), se equivocó en el reparto de turnos de palabra y otorgó uno más al Presidente. Al final, se tradujo en casi cuatro minutos más de palabra para Barack (44’04”, por los 40’50” de Mitt). Romney empezó a ponerse nervioso a medida que el contador de tiempo de Obama incrementaba su diferencia con respecto al suyo.
Segundo, en las preguntas de los ciudadanos. El equipo de comunicación del Presidente demostró haber funcionado, y tres de las cuestiones eran claramente para atacar a Romney. La primera, sobre los impuestos. Después, la diferencia entre Mitt y George W. Bush. La última, en uno de los momentos más esperados, sobre la autodeportación, la ley de Arizona y la inmigración en general. Tres temas que pusieron a Obama al lado de la clase media y la opinión pública y a Romney a la defensiva, cuando en un principio los ataques, en un debate, siempre tendrían que ir hacia el presidente saliente, en algo parecido a un examen de reválida de su gestión.
A eso, hay que sumar los dos resbalones de elefante. Graves en términos de imagen, lo único que basa el triunfo o el fracaso en el debate: y, por tanto, en la opinión pública; y, por tanto, en la decisión de votación de los electores.

Romney resbaló dos veces, y a partir de allí su imagen en la pantalla se hundió.
El primero, de lenguaje. En la pregunta sobre igualdad, Mitt propuso como estrategia una historia personal de contratación laboral, en el que recibió “carpetas de mujeres” para analizar. Evidentemente, quería decir “carpetas con currículums de mujeres”: ya no había vuelta atrás, las redes sociales empezaron la mofa. Si en el primer debate fue Sesame Street, ahora fue el “binder de Romney“, algo así como las “carpetas de Romney”.
El segundo, y crucial, sobre Libia. Ya se había equivocado en su estrategia acusatoria hace unas semanas y tenía la oportunidad de resarcirse. Era la primera vez que se hablaba de política exterior en los debates, a la espera del del próximo lunes.
Mitt acusó a Barack de no reconocer inmediatamente que el ataque a la embajada americana en Bengasi era terrorismo, alegando que se trataba de una respuesta a un vídeo viral colgado en las redes sociales. Obama lo negó diciendo que sí era terrorismo y la moderadora buscó entre su información y dio la razón al presidente. “Can you say that again, Candy?”: el Barack agresivo se vio en ese momento vencedor de la contienda. Y Romney se hundió al ritmo que crecían los aplausos -¿no estaban prohibidos en los debates?-, recordando en todo momento que él tenía razón y no fue hasta dos semanas después que eliminó la hipótesis audiovisual.
Y la tenía: Candy Crowley, en el post-debate, reconoció que Romney decía la verdad de base, pero la expresó mal. Ya estaba hecho: la imagen de Romney quedó severamente tocada, y Mitt, que no es tonto, pedía en silencio que terminara el debate para dedicarse en exclusiva al próximo encuentro.

En la última pregunta, además, le regaló la mejor respuesta a Obama. Si en los anteriores 180 minutos de partido (90 del primer debate, 90 del segundo) Barack había sido incapaz de sacar a la luz la polémica declaración de Mitt sobre el 47% de la población, en el tiempo de descuento le dio una asistencia de gol. Ante la pregunta sobre percepción personal Romney dijo que se preocupa por el 100% de la población: grave error de estrategia, recordando los porcentajes a Obama y permitiéndole anotar el tanto con sólo susurrar una cifra.

Los elefantes estamos enfadados. ¡Mitt lo hizo muy bien! Simplemente pecó de ingenuo y cayó en la trampa.
Los burros estamos entusiasmados. ¡Barack ha vuelto! Simplemente en el primer debate tuvo un mal día.

Nuestro domador cree que la clave estuvo en la corbata: quien la lleva de color rojo, gana. Nuestra cuidadora debe seguir durmiendo, recuperando fuerzas y preparándose para las próximas dos semanas de campaña.

¿Qué viene ahora? Una tormenta brutal de anuncios televisivos. Por suerte, hemos descubierto una forma de tomarse la avalancha de anuncios de una forma más divertida. Pero eso ya lo contaremos mañana…

***

Noticia de interés: el 3 de noviembre se ha convocado en Washington DC la “Million Muppet March” en defensa de la televisión y radio pública de Estados Unidos después de la polémica sobre Big Bird (Gallina Caponata, Abelardo Montoya, Paco Pico) y la carta de despido que le mandó Romney en el primer debate.
Más información en su página de Facebook y de Twitter.
Obviamente, allí estaremos.

Anuncios

Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s