Pizza

Faltan 21 días para las elecciones.

Hemos tardado 12 días en volver a escribir. En estas casi dos semanas hemos visto un debate entre vicepresidentes, una revuelta de las marionetas encabezada por un pájaro desempleado
Nosotros decidimos descansar, afilar nuestras enormes pezuñas y así estar preparados para la recta final.

Tampoco nos hemos perdido gran cosa. Después del primer debate entre Obama y Romney, los burros se han dedicado a prometer la resurrección de su candidato en el segundo round, mientras los elefantes se han vanagloriado de su regreso a las canchas. Entre tanto, miles de encuestas, de todos tipos y colores, que analizaremos más adelante.

Porque hoy es día de debate. Obama y Romney se vuelven a encontrar, esta vez en New York. Y diferente a resto, ya que el formato será de “el pueblo pregunta”.

Muchos dicen que este tiene que ser el debate definitivo, el que marque la pauta y determine quién va a ser el favorito para el 6 de noviembre. ¿Definitivo? ¡Si quedan un montón de días! Sólo pueden pasar tres cosas:
1) Romney muy bien y Obama muy mal, como en el primer debate. Eso haría que la recuperación de la imagen de Mitt sea real, y que muy seguramente lidere las encuestas (hasta que vuelva a meter la pata).
2) Obama muy bien y Romney muy mal, como se preveía que fuera el primer debate. Eso haría que Obama empatara el duelo de debates a 1, y pondría la carrera a la Casa Blanca en el mismo punto de partida que antes de los debates.
3) Obama y Romney muy bien/mal. Eso haría que no cambiara nada: sólo perderíamos 90 minutos de nuestras vidas viendo una pantalla de televisor.

Así, en un resumen rápido: al tratarse de gente de la calle que pregunta, la verdadera batalla será entre la empatía (de Obama) y los datos (de Romney). Si bien podría ir más allá y ser un cuerpo a cuerpo interesante; todavía está en el recuerdo el desastre que supuso para Bush padre este tipo de debates con gente.

El tercero que veréis en la imagen es Ross Perot, un multimillonario texano que en las elecciones de 1992 consiguió un 18.9% de los sufragios que evitaron la reelección de Bush. Para estas elecciones se ha inclinado por Mitt.

El debate de hoy vuelve a durar 90 minutos (en vivo por la mayoría de canales de los EE.UU. a partir de las 9pm ET, retransmitido por youtube): lo mismo que el primer debate, lo mismo que el debate de vicepresidentes de la semana pasada, lo mismo que el debate del próximo lunes. Pero como os decíamos antes tendrá algo especial: no será la moderadora quién planteará las preguntas, lo harán una serie de personas elegidas por la empresa Gallup, especializada en encuestas y sondeos y que les ha elegido siguiendo unos parámetros que deben ser muy MUY serios pero que no vamos a contar ahora.

Lo que sí os vamos a contar es algunas de las normas. Se filtró el documento en el que los dos partidos acordaron la normativa que iba a regir en los debates presidenciales y de vicepresidentes: un librillo de 21 páginas en el que se detalla al milímetro todo lo que se puede y no se puede hacer durante la emisión de los enfrentamientos. Algunos medios de comunicación les han calificado de “cobardes” por limitar tanto sus movimientos en busca de evitar fallos y encorsetar unos debates que, sin estas normas, podrían tener más relevancia. Después de leer todo el documento, nos hemos quedado más tranquilos sabiendo que “the candidates may take notes during the debate on the size, color, and type of blank paper each prefers and using the type of pen or pencil that each prefers” (apartado 5.d del acuerdo)

Las preguntas que se esperan para hoy: economía (obviamente), algo de seguridad nacional y, sobre todo, inmigración. En ninguno de los anteriores debates se habló, ni siquiera mencionó, y cabe recordar la importancia que puede tener el voto latino en estos comicios.
Aunque lo que nosotros quisiéramos que pasara es que alguien hiciera caso al señor Pizza Hut y preguntara a Barack y a Mitt si a su pizza favorita le pondrían salchicha o pepperoni. A pesar de que el señor Hut ha retirado la promoción por la crítica de Stephen Colbert en nuestro programa de cabecera (pizza ilimitada por 30 años al que hiciera la pregunta), ahora nos ha entrado la duda y queremos saber la verdad. ¿Salchicha o pepperoni? Nosotros no sabríamos qué responder.

Obama ha prometido que no será tan “educado” como en el primer debate: de hecho, solo con que tomara un poco de café y descansara bien tendría suficiente. Romney, por su parte, espera que sea la confirmación de su candidatura, que por primera vez en tiempo adelanta en las encuestas a su rival. Veremos.

***

Una última cosa, y nos adelantamos al próximo debate (recordad: lunes 22 de octubre en Boca Ratón, Florida): ya sabemos de cuáles son los temas que tendrán que prepararse los candidatos. Bob Schieffer, el que será moderador, decidió lo siguiente:

1) America’s role in the world
2) Our longest war – Afghanistan and Pakistan
3) Red lines – Israel and Iran
4) The changing Middle East and the new face of terrorism (I)
5) The changing Middle East and the new face of terrorism (II)
6) The rise of China and tomorrow’s world.

Nada de Europa y su crisis económica. Y eso que Romney lo mencionó (concretamente a España) en el primer debate.

(Por cierto, que Michelle Obama ya ha votado (por correo). La prueba gráfica es ésta. Y dicen las malas lenguas que ha votado por su marido; él ha resoplado aliviado al conocer la decisión de su esposa. Al menos ya tiene un voto asegurado).

Anuncios

Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s