Información (II)

Más tarde de lo previsto (pero ya dicen que nunca es tarde si la dicha es buena), llega la segunda parte de la trilogía que en un alarde de ingenio denominamos Información. Si recordáis, y tenéis que tener una memoria de elefante porque de eso hace más de un mes, en el primer capítulo de la saga os hablamos de las convenciones, que tantos momentos agradables nos dejaron. Los podéis revisar aquí y aquí.
Sin más demora, os dejamos con el

Capítulo 2: los debates.

En miles de páginas web podréis encontrar todo lo que queráis sobre la historia de los debates. E incluso más. Que si Kennedy-Nixon en 1960, que si Clinton-Bush (padre) en el 92, que si Al Gore y Bush (hijo) en 2000. Tonterías que no llevarán a nada nuevo.

Por eso os contaremos algunas cosas diferentes. Por ejemplo: que hoy, fecha del primer debate, el matrimonio Obama celebra su vigésimo cumpleaños. Michelle debe estar furiosa: una fecha tan señalada y su hombre pasará la noche con su archirival. Todo sea por el bien de los Estados Unidos…

Bromas de lado, el tema de los debates es de una importancia suprema entre los americanos. Sobre todo para aquellos grupos de amigos que quedan en un bar para verlo y juegan al “bingo-debate”: trago cada vez que el candidato X diga una palabra acordada por el grupo. Os aseguramos que pueden ser los 90 minutos de política sesuda más divertidos de vuestras vidas.

Tan importante es para los americanos que existe hasta una autoridad nacional que se dedica en exclusiva a la organización del evento: la Comission on Presidential Debates es la encargada de determinar (de acuerdo con los equipos de campaña de los candidatos) formatos, días, horas y lugares de los debates.
Es cierto que, con el paso del tiempo, la trascendencia de los debates va cayendo. En una sociedad en campaña política constante raro es el votante que no tenga ya una cierta idea de 1) si irá a votar y 2) quién votará. Pero los americanos saben de espectáculo político, y el círculo mediático consigue siempre crear unas expectativas tan majestuosas que difícilmente se puede escapar.

Para la batalla Obama-Romney el acuerdo es el siguiente (todos de 9pm a 10.30pm – ET):
1r debate: 3 de octubre de 2012 en la Universidad de Denver (Colorado), sobre política nacional, moderado por el periodista Jim Lehrer (PBS). Los temas, y su orden, los podéis ver aquí.
2o debate: 11 de octubre de 2012 en el Centre College de Danville (Kentucky), sobre cualquier temática (se anunciará el orden de las preguntas días antes por el moderador) entre los candidatos a vicepresidente (Biden-Ryan). Cada uno tendrá 2 minutos de respuesta para cada pregunta que se formule.
3r debate: 16 de octubre de 2012 en la Hofstra University de Hempstead (New York), en formato de reunión de vecinos.
4o debate: 22 de octubre de 2012 en la Lynn University de Boca Ratón (Florida), sobre política exterior.

¿Qué podemos esperar? La ventaja de Obama es que con una buena defensa lo tiene solucionado, y su don de palabra es bastante mejor que Romney. Pero Mitt debate mucho mejor (además, ha hecho pretemporada gracias a los debates de las primarias republicanas) y, sobre todo en el primer asalto, tiene muchos flancos por los que atacar a Barack: si algo se le puede reprochar a Obama es la economía nacional y algunas decisiones internas contrarias al ideario republicano.

Además, Romney no tiene nada que perder y mucho que ganar. Las encuestas, a pesar del repunte de las últimas semanas, le siguen situando por detrás de Obama. Puede que los debates sean su lanzamiento al abismo para recortar distancias; aunque, también es cierto, un error más sería fatal.

No nos enrollamos más que falta poco para que empiecen y antes del debate queremos cenar algo.

Lo único que sabemos ciertamente es que el primero en hablar será Barack Obama, y la última palabra la tendrá Mitt Romney. Lo que no podemos confirmar es quién será el primero en meter la pata.

Para terminar, una imagen perfecta de The New Yorker para definir cómo serán los debates. Simplemente brillante.

***

Para los que queráis seguir los debates: youtube los transmitirá todos en vivo y en directo aquí. Veréis que nadie aplaude: el público lo tiene prohibidísimo, no vaya a ser que su reacción pueda influir en el televidente.

Igualmente, quizá la mejor opción es seguir las cosas que contaremos nosotros en nuestro twitter (autobombo mode on).

Faltan 34 días para las elecciones

Anuncios

Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s