Pues eso

Pues eso, que Rick Santorum nos deja.

No podemos esconder nuestra tristeza. Sin él no hubiéramos pasados momentos de tanta risa como cuando fue a visitar su fábrica de chalecos. Sin él, nuestros viajes por Estados Unidos parece que van a llegar a su fin.

Es verdad que todavía quedan Newt Gingrich y Ron Paul, pero ya no será lo mismo. Mitt Romney es ahora el único candidato, y sólo tiene que certificar su victoria. Como leímos ayer en algún sitio, más que inevitable se convierte en el presidenciable “mittevitable” (una broma semántica que podríamos haber hecho nosotros, sin lugar a duda).

Sobre esto de Rick: él dijo que lo deja por razones familiares. Es cierto que su hija Bella está gravemente enferma (ya lo hemos contado en más de una ocasión), y que la familia ha pasado las vacaciones de Pascua en el hospital cuidándola. Pero para vosotros, los amantes del morbo: ¿qué hubiera pasado si el 24 de abril Santorum hubiera perdido -como dicen las encuestas- las elecciones en Pennsylvania, su estado? Eso le hubiera supuesto 1) la obligación de renuncia tras una derrota y 2) la mala imagen generada le prohibiría poder presentarse en las primarias de 2016.

Sea lo que sea: ha renunciado, y lo ha hecho sin dar apoyo a ningún otro candidato.

Volviendo a Mitt. ¿Ahora qué? Tiene un par de semanas (hasta el 24 de abril, fecha de las próximas primarias) para erigirse en el único candidato, dar el golpe definitivo y quitarse de en medio a Newt y a Paul para que únicamente se hable de él. Que vale, que todos los medios de comunicación ya le tratan como si fuera el candidato proclamado, pero todavía nadie le ha condecorado. Así que cuidado: mejor dejar las cosas atadas y bien atadas.

Aunque, viendo como están las encuestas, tendrá que trabajar mucho. Según los últimos sondeos no tiene nada que hacer frente a Barack Obama: el presidente le aventajaría en 7 puntos si las elecciones se hicieran ahora; si sólo votaran mujeres, la diferencia sería de 19 puntos a favor de Obama. Además, necesita ganar parte de los votantes ultraconservadores, femeninos, hispanos, rurales y de clase media-baja, con los que no conecta y son gran parte del electorado.

Lo importante ahora es acertar la quiniela para saber quién será su candidato a vicepresidente. Hay tantos nombres… Suenan los que dicen que quieren presentarse a 2016: Marco Rubio (nuestro favorito), Jeb Bush, hasta Rick Santorum. Y muchos más que irán saliendo en estos días.

Pero hay que tener en cuenta que todavía queda Newt, que en un ataque de positivismo desmesurado y sin sentido se ha autoproclamado como el único republicano-conservador que queda en la carrera elefantiásica, con lo que aspira a aglutinar al sector votante de Santorum y quedarse con sus delegados. La fe, que mueve montañas.

¿Y Ron Paul? Bien, como siempre. Gracias por preguntar.

Anuncios

Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s