Bush

Amigos, parece que esto está llegando a su fin.

Los elefantes ven como ya se acerca abril, últimas opciones, las batallas finales. Últimos cartuchos. Y el primero en disparar en serio ha sido Mitt.

Tras algunos deslices (cuando podamos os contamos la del Telesketch, por si no la sabéis todavía), Romney ha conseguido que la familia Bush apoye su candidatura. Ya lo hizo Jeb la semana pasada, y mañana lo hará George H.W. (padre). Dos pesos pesados de los republicanos (Jeb suena para presidenciable en 2016) que dan la cara en favor de Mitt. No os vamos a engañar: seguro que lo hacen para que terminen de una vez estas interminables primarias.

¿Qué hará George hijo? Anunció que no iba a apoyar a nadie, pero ¿cambiará de opinión viendo lo que hace su familia?

Que se alargue tanto (lo hemos dicho muchas veces) favorece mucho a Obama. Y las encuestas lo reafirman: según el último sondeo (CNN), Barack ganaría a cualquier candidato al que se enfrentara.

Evidentemente el apoyo de los Bush es MUY significativo. Pero todavía quedan dos personajes clave y cuando se pronuncien la carrera habrá terminado. La primera es Sarah Palin: a pesar de que su marido se posicionó con Gingrich, ella no lo ha dejado nunca claro. El segundo, y más importante, es Marco Rubio. Cada vez con más ganas de que sea el candidato a vicepresidente, su apoyo será el definitivo.

El segundo en disparar ha sido Gingrich. No sabemos si Newt ya sabía de la entrada de la familia Bush en campaña, pero esta semana movió sus fichas. Su candidatura, después del inicio impresionante que le llevó a ganar en South Carolina, se ha deshinchado a la misma velocidad que Rick Santorum se convertía en el máximo rival de Romney. Eso ha provocado que las aportaciones económicas hayan disminuido de forma considerable y por ello ha reducido su equipo de campaña a la mitad; casi la misma proporción de periodistas que se han dejado de interesar por él.

A pesar de eso, dice que sigue en carrera. No se entiende: su gesto da pie a la renuncia, a la resignación; en cambio, continúa. ¿Qué quiere realmente, qué esconde?

Santorum, por su parte, sabe que es el único que puede quitarle la nominación a Romney. Lo conseguirá si obra un milagro: por eso ha vuelto a sus orígenes, a aquellos que le dieron la primera victoria. Ha recuperado su chaleco. Y eso nos gusta.

¿Y Ron Paul? Bien, gracias por preguntar.

Somos conscientes de que estamos en silencio demasiado tiempo. Todavía estamos decorando nuestra nueva casa en Washington DC. Esta semana volveremos con todas nuestras fuerzas. Lo prometemos.

A ver lo que pasa el 3 de abril, que ya está a la vuelta de la esquina.

Anuncios

Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s