Animales electorales (I): Hank

A nuestro paso por Virginia tuvimos la ocasión de conocer a un animal de nuestra talla. Conversamos un rato con él para que nos contara sus inquietudes y fórmulas. Fue tan fructífera la charla que no podemos hacer otra cosa que iniciar con él un espacio para dar voz a esos políticos que nadie conoce pero que consideramos fundamentales para el país.

Hank tiene nueve años, ojos verdes y pelo castaño. Vive en Springfield, Virginia. Si algo le caracteriza, es su elegancia: tiene una colección de corbatas de aúpa. Los que le conocen dicen que es enérgico, refrescante, insipirador.

Hijo de madre soltera, fue rescatado de la vida callejera junto a sus hermanos y fue acogido en una residencia. Estuvo a punto de morir en el asilo; por suerte, una familia le dio un hogar y un hermanastro, Sammy. Lejos de acomodarse, aprendió la cultura del esfuerzo y se convirtió en un líder emprendedor de su barrio.

Hank quiere ser senador por Virginia. Centrará su política en la creación de lugares de trabajo; ahora la tasa de desempleo está cerca al 6%. Se enfrentará a ex gobernadores como Tim Kaine (demócrata) o George Allen (republicano). Será complicado, ¿pero os imagináis que lo consigue?

Sus seguidores están ayudándole mucho, y le dijeron que las redes sociales son el futuro. Por eso tiene página en Facebook (cerca de 14.000 amigos, más que cualquier otro candidato para el Senado por Virginia), twitter (más de 1.200 seguidores) y canal en Youtube. Sus buenas obras ya empiezan a cosechar frutos: ha conseguido su primer respaldo oficial, el de la ONG para la defensa de los derechos y la salud felina WINN.

En las distancias cortas gana mucho. A pesar de la fama de ariscos de los gatos, Hank tiene las cosas claras y está dispuesto a hacerlo. Sólo necesita que entréis en su página web y colaboréis en su campaña: necesita 3480 dólares y 1000 firmas para poder ser candidato a las elecciones al Senado del 6 de noviembre. ¡Pero tiene que conseguirlo antes del 29 de marzo!

Algunos dicen que no puede presentarse porque no tiene la edad mínima requerida: 30 años (en el caso de los senadores). Lo que pocos saben es que 9 años gatunos son 55 humanos.

Si todavía necesitáis información para decidir si le apoyáis o no, os dejamos con su anuncio de campaña. Lo hace tan bien que, si finalmente no es político, podría dedicarse a la actuación.

Y, en exclusiva, el nuevo spot: Static.

Yes, we meow

Anuncios

Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s