Rarezas

Hoy es el día del presidente en Estados Unidos.
Nos gustó tanto investigar sobre los récords que podrían batir nuestros elefantes si llegaban a la presidencia que nos hemos visto obligados a buscar rarezas sobre los que ya estuvieron en la Casa Blanca. Y hay cosas que preferiríais no haber visto nunca, os lo aseguramos.
Por ejemplo… Deformidades físicas, desde los dientes de Washington o el cáncer bucal de Cleveland a la (casi amputada) pierna de Eisenhower. O las diferencias de educación (sólo Wilson ha tenido un doctorado, mientras Adams se saltaba el colegio para ir a pescar); los problemas de alcohol y fiestas nocturnas de Johnson y Arthur; el amor de Carter por los cacahuetes; la soltería de Buchanan; o el fanatismo de Obama por los comics de Spiderman y Conan el bárbaro.
Hemos hecho un top-10 de las cosas más raras que han hecho los presidentes que ha tenido Estados Unidos hasta el momento. Tenemos que dar las gracias al Huffington Post por su ayuda inestimable en esta recolección de hechos insólitos.

10. Modelo de revista: Sin nada que ver con la marca de automóviles, Gerald Ford (1974-77) tiene el honor de haber sido modelo de revista antes que presidente. De hecho, fue portada de Cosmopolitan en la década de los 40 junto a su mujer, Elizabeth Warren.
9. Enfermos del póker (con suerte dispar): Entre los presidentes viciosos del juego están Richard Nixon (1969-74) y Warren Harding (1921-23). Nixon era muy bueno: estando en la marina ganó cerca de 6000 dólares en partidas de póker. Con eso financió su primera campaña para ser congresista. En el otro lado, el pobre Harding: enamorado del juego y pésimo en el azar, perdió en una sola mano de póker toda la colección de arte chino de la Casa Blanca.
8. Presidente capital: Pocos presidentes quedarán en la memoria de la población africana como James Monroe (1817-1825). Gracias al gran apoyo que brindó a los libertadores de Liberia (valga la redundancia) le concedieron el honor de inspirar el nombre de la capital liberiana: Monrovia. Además, Monroe es el último presidente del que sólo se conservan retratos pintados; tras él, ya se hicieron fotografías oficiales.
7. Música, maestro: Estaremos todos de acuerdo que Bill Clinton (1993-2001) pasará a la historia por sus affaires becariles o becariales. Pero es el único presidente con dos Grammys en su poder, y ninguno por tocar el saxofón. El primero, en 2004, al “mejor álbum hablado para niños” por su narración, junto a Gorbachev y Sofia Loren, del cuento de Pedro y el Lobo. El segundo, un año después, fue el premio al “mejor álbum hablado” por el audiolibro “My life”. El único presidente que podría haber ganado un Grammy serio (siempre que pensemos que los Grammy son un premio serio) fue John Tyler (1841-45), un excelente violinista.
6. Acompáñeme al baño, por favor: Lyndon B. Johnson (1963-69) hizo de la Casa Blanca un verdadero hogar. Tanto, que no se avergonzaba de pedir a sus ayudantes y/o visitas que le acompañaran al baño para seguir una conversación y así no dejarla a medias; mientras el otro espera en el fregadero, Johnson pensaba y razonaba sentado en el trono.
5. ¡Al agua, patos!: Quizá el más desvergonzado de los presidentes, o el menos pudoroso, fue John Quincy Adams (1825-29): se dice que cada mañana se bañaba en el Potomac, el río de Washington. Desnudo.
4. Piratas del Caribe: Millard Fillmore (1850-53), antes de ser presidente, había sido pescador. Y un día, navegando por mares desconocidos, una barco pirata aborda al de Fillmore y convierte toda la tripulación en sus esclavos. Muahahahahahaha (léase como risa malévola), se oyó en el océano. Pero no todo estaba perdido: tras meses trabajando para los piratas, Fillmore lideró la revuelta, reconquistó su barco, navegó hasta Boston, entregó los piratas a las autoridades y la paz volvió a los mares.
3. Emerson Fittipaldi: Ulysses Grant (1869-77) era un fan de las carreras. Tanto, que no podía controlar sus ganas de correr por las calles de Washington, lo que le valió una multa de 20 dólares por exceso de velocidad. La gracia es que iba a caballo. Exceso de velocidad galopando por el downtown de la capital. Alucinante.
2. Malhablado: Es probable que Andrew Jackson (1829-37) haya sido el presidente más gracioso de la historia. Tanto, que se dice que en sus ratos libres enseñaba insultos a su loro. Tan bien le enseñó, que en su funeral tuvieron que sacar de allí al animal, ya que no podía frenar su impulso de demostrar lo bien amaestrado que estaba. Aunque quizá para mascotas raras en la Casa Blanca, la de William Henry Harrison (1841): una cabra montesa.

1. Vaselina: Pensar en vaselina lleva a la película Grease o a un montón de cosas raras que despiertan la imaginación de las mentes más retorcidas. Calvin Coolidge (1923-29) tenía un ritual MUY raro cada mañana: mientras tomaba el desayuno en la cama alguien le frotaba la cabeza con vaselina. No queremos saber ni por qué ni para qué.

Si queréis saber más mirad éste video, que resume 10 cosas que no sabíais de presidentes de los Estados Unidos y que siempre os habíais preguntado: el más alto, el más joven, el que compró 3 toneladas de caramelos para su toma de posesión…

Anuncios

Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s