Suspiro

Hay muchos tipos de suspiros.

Maine se ha llenado de espiraciones brevísimas de aire. Ahora viene un descanso de dos semanas en las primarias republicanas que llevará a la reflexión; un descanso tras un suspiro salido con el último resquicio de energía que quedaba y que se ha congelado por el tremendo frío del exterior.

Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española: Del lat. suspirĭum.

1. Aspiración fuerte y prolongada seguida de una espiración, acompañada a veces de un gemido y que suele denotar:

a) Pena: Ron Paul no consiguió su objetivo. Quería ganar en Maine, había apostado fuerte, pero un zarpazo a última hora de Romney le quitó la victoria. Por sólo 194 votos de diferencia: 2190 (39%) frente 1996 (36%). Visto así, más que suspirar por pena suspiró de resignación. Tanto esfuerzo puesto en Maine para perder en el tiempo de descuento. Lástima. A un suspiro de la victoria.

Aunque cabe decir que no son resultados definitivos, es sólo la proclamación de vencedor del organismo electoral de la zona. Todavía falta un 10% por votar; los resultados finales se darán a conocer el 3 de marzo. ¿Se imaginan que pasa otro ‘Iowa‘?

b) Ansia: Los resultados de Maine son importantes por su impacto mediático. El número de delegados es mínimo (24) y el territorio no es nada significativo con el resto del país. Simplemente está bien situado en el calendario electoral: es la última elección antes del gran despegue. Arizona y Michigan el 28 de febrero, supermartes el 6 de marzo; estados que sí que son anhelados con ansia.

c) Deseo: Para deseo, el de Romney. Necesitaba una victoria como fuera y la ha conseguido. Las últimas derrotas y el auge del fenómeno Santorum hacían peligrar su favoritismo, y el resultado en Maine le dan un poco de aire para respirar. El suspiro de Romney tras conocer la victoria seguro que fue una mezcla alquímica entre deseo y relajación.

4. m. coloq. Espacio de tiempo brevísimo

Puede que cuatro años sea mucho tiempo para un mortal común, pero en temas políticos es el mínimo espacio existente. Es el tiempo entre elección y elección (al menos en democracias como Estados Unidos o España): se convierte en la unidad mínima de cálculo. Legislatura, le llaman.

En este espacio de tiempo, Romney se ha dado un batacazo en Maine. Ha pasado de ganar holgadamente en 2008 (52%) al 39% de este año. Justo lo contrario que Paul: en 2008 un justito 18%, que ha doblado en 2012 (36%).

Otra acepción: es el brevísimo tiempo que puede pasar entre ser descartado o favorito en estas primarias republicanas. Díganselo a Gingrich: hace un mes era el mejor rival para el preferido Romney, y en Maine ha obtenido un paupérrimo 6% de apoyo. Camino inverso al de Santorum, que casi sin hacer campaña ha conseguido un 18% de los votos; gracias, sobretodo, a la espiral victoriosa a la que se ha subido últimamente.

5. m. Mús. Pausa breve. / 6. m. Mús. Signo que la representa / último ~: 1. m. coloq. suspiro del hombre al morir.

Terminamos de revisar los resultados de Maine y nos enteramos de la muerte de Whitney Houston. Así que mañana haremos un texto musical, en su honor. No hace falta decir que, con la muerte de Houston, tenemos un problema. La música tiene un problema: la pérdida de grandes voces en los últimos tiempos va a un ritmo vertiginoso.

(Descansaremos de viajar por un tiempo. Próximo destino: Arizona y Michigan. Antes, prometemos un resumen de este mes y poco de contienda)

Anuncios

Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s