Supertazón

Lo de la Super Bowl (Super tazón en español correcto) fue más que un partido de fútbol americano: hubo una conexión con el futuro, una visión del más allá. Así que todos los que estuvistéis enganchados a una pantalla para ver a 22 tipos dándose mamporros por un balón ovalado no sólo disfrutábais con el deporte: también os trasladásbais al 6 de noviembre de 2012, en un viaje temporal estratosférico. O eso quiere pensar Obama.

Nos explicamos.

3 de febrero de 2008. University of Phoenix Stadium (Glendale, Arizona). XLII Super Bowl: New England Patriots (NEP, Niu Inglan Peitriots) vs New York Giants (NYG, Niu Llorc Yaiants).

A falta de 35 segundos para el final del partido, NEP gana 14-10. El quaterback de los NYG, Eli Manning, da un pase de 13 yardas. Touchdown. Victoria de los Giants por 17-14, Manning mejor jugador del partido.

5 de febrero de 2012. Lucas Oil Stadium (Indianápolis, Indiana). XLVI Super Bowl: New England Patriots (NEP, Niu Inglan Peitriots) vs New York Giants (NYG, Niu Llorc Yaiants).

A falta de 1:04 para el final del partido, NEP gana 17-15. El quaterback de los NYG, Eli Manning, la pasa a Bradshaw para que corra 6 yardas. Touchdown. Victoria de los Giants por 21-17 (tras remontar en el último cuarto un 17-9 en contra), Manning mejor jugador del partido.

Un paralelismo casi perfecto, sólo separado por un lapso de cuatro años. Es previsible que a partir de este momento todo se vaya repitiendo y vivamos un déjà vu increíble; así, podemos predecir el futuro y conocer cosas que todavía no han pasado.

Diez meses y un día después de la XLII Super Bowl, Barack Obama ganaba las elecciones y se convertía en presidente de los Estados Unidos de América. ¿Y si cuatro años después se repite la historia? ¿Y si diez meses y un día después de la XLVI Super Bowl gana las elecciones y sigue siendo el presidente de los Estados Unidos de América?

En una entrevista pre-partido, Obama no quiso desvelar a quién animaría, pero sí que creía que tiene que seguir siendo presidente. Con esa respuesta dejaba claro que su apoyo era para los Giants.

Obama disfruta con todo el deporte que dan por la tele con un supertazón de palomitas en el regazo. Seguro que el que más le gusta es el partido que enfrenta a los elefantes; una escena magistralmente dibujada en la portada de The New Yorker.

Anuncios

Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s