Dinero

Hablar de cosas serias no es quizá la mejor forma de superar la resaca ocasionada por la fiesta de ayer, pero no podemos dejar de cumplir con nuestra misión. Nos llama el deber ciudadano y las ganas de explicar la verdad sobre todo lo que está pasando en Estados Unidos.

Ni burros ni elefantes (ni nuestra amiga Phil, la marmota meteoróloga) tenemos bolsillos, pero por lo que vimos en nuestro guateque hay muchos animales bípedos (véase humanos) que nos leen y nos siguen; y parece que ellos tienen problemas y están preocupados por los agujeros sin fondo que tienen en chaquetas y pantalones.

La noticia del día es el apoyo de Donald Trump a Mitt Romney con la llegada de las primarias a Nevada. Nevada, estado donde está Las Vegas y donde Trump ha hecho fortuna. Si consideramos fortuna 3.600 millones de dólares.

Donald Trump, un tipo que tiene rascacielos con su nombre, peluca en lugar de pelo (aunque lo niegue), de profesión empresario-escritor-presentador-productor-ejecutivo-inversionista-político. Tanteó la idea de participar en la carrera hacia la presidencia. Desistió y, a pesar de tener ideas cercanas al conservadurismo de Newt Gingrich y ser amigo del Tea Party, al final se ha decantado por Mitt Romney. ¿Será que el magnate de los casinos usa su experiencia y apuesta a caballo ganador? Esa sería la posibilidad más factible. Aunque también puede ser que escuchara las últimas declaraciones de Romney sobre la gente pobre y la gente rica, y se rindiera a sus pies.

“I’m not concerned about the very poor”, dijo; en su opinión, los pobres de América están encantados con todas las políticas sociales y ayudas que tienen. Así que se supone que se preocupará por los multimillonarios, y ahí entra Trump. Con esas promesas de protección, ¿qué rico no apoyaría a Romney?

Un Romney que tuvo que enfrentarse a las acusaciones de que no pagaba los impuestos correspondientes y que parte de su fortuna (200 y pico millones de dólares) está en las Islas Caimán (paraíso fiscal). ¡Dijeron que era poco patriota por dar el 13,9% de sus ingresos en vez del 35% que paga la mayoría de los asalariados norteamericanos! Seguro que lo diría gentuza que muere de envidia por no tener unos ingresos de 21,6 millones en 2010.

Una más de dinero (cambio radical de tema), que nos dijo casi en exclusiva nuestra cuidadora @lulmb: ser norteamericano cuesta 450 dólares. Para ser más concretos, dejar de serlo; es el precio de todos los trámites para renunciar a la nacionalidad. No nos aventuramos a decir si es barato o caro.

Poderoso caballero es Don dinero.

(Para los que estén todavía preocupados: la hija de Santorum, Bella, ya ha dejado el hospital)

Anuncios

Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s