Alianzas

Pensábamos que este fin de semana no pasaría nada y podríamos aprovechar el tiempo para dorar nuestras duras pieles al sol de Miami (Mayami). Pero no fue posible. Suerte que hemos descansado un poco viendo The Elephant man

Ayer saltaba la noticia de que Herman Cain se apunta al club de socios de Newt Gingrich. Lo anunció en twitter, en su cuenta oficial. Hace tiempo que queríamos perfilar de forma individual a Cain. Un personaje unido a las palabras “adulterio” y “acoso sexual” es muy morboso y tentador. Pero no llegamos a tiempo de hacerlo, y tenemos otras cosas en mente.

A lo que íbamos, que Cain apoya a Gingrich en estas primarias. Éste ya se lo ha agradecido por twitter. Un gesto muy bonito, pero… ¿servirá de algo? Lo dudamos. De hecho, en los estados que hemos dejado atrás, Cain pocas veces recibió votos de sus incondicionales. En South Carolina, por ejemplo, recibió poco más del uno por ciento de los votos. Y eso que contaba con el respaldo de Stephen Colbert, famosísimo humorista.

Sentencia final: lo que unan los líos de faldas, que no lo separen los elefantes. Gingrich ya suma dos apoyos: Cain y Rick Perry.

Romney, por su parte, parece que ganará de calle en Florida. Eso le consolidaría en la primera posición entre los favoritos, y bajaría un poco los humos a Gingrich. Él también tiene su alianza: ganó el apoyo de Jon Huntsman (¡ay, sus hijas!).

De los que renunciaron, sólo Bachmann no ha anunciado a quién apoya. Quizá espera que Santorum, el que estaría más próximo a sus ideas, aumente sus opciones de victoria. Mientras, su Tea Party se acerca cada vez más al Grinch.

Rick Santorum ha sido el protagonista de la noticia triste. Ha tenido que dejar momentáneamente la campaña para estar en el hospital con su hija de tres años, Bella. Tiene síndrome de Edwards, o, lo que es lo mismo, un cromosoma 18 extra; una enfermedad en la que, de media, se sobrevive sólo una semana. Sin querer caer en el amarillismo, tendremos que ver cómo afecta eso a la campaña del chaleco más famoso.

Y después está Ron Paul, nuestro abuelo favorito. De verdad, que nos causa una ternura más que considerable. Y más cuando en el último debate que se celebró, alguien (de mal corazón) le preguntó qué opinaba de que alguien de su edad (¡si sólo tiene 76 años!) pueda llegar a presidente de Estados Unidos. ¡Una ofensa! ¡Cómo se atreven a decir eso, si su historial médico no supera una hoja! Para reafirmarlo, retó a todos los candidatos a una carrera en bicicleta. Sólo respondió el candidato del Libertarian party, Gary Johnson, en su twitter.

Anuncios

Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s