Resurrección

Si pasaran por nuestro circo, nos verían rebuznando y… y… Bueno, todavía no sabemos cómo se llama el sonido del elefante. Pero bueno, ya nos entendéis. El viaje a Sauz Carolaina nos ha revitalizado; no sólo a nosotros, también a la campaña. Y eso nos llena de orgullo y satisfacción, que diría aquél.

Ya habréis visto que Newt Gingrich ganó. Y tenemos que reconocer que perdimos nuestra porra, no teníamos tanta confianza en él como para augurarle un ¡40.51%! de los votos. 23 de 25 delegados en juego. ¡Wow! ¡Qué exitazo! Ha sido su semana fantástica, sin duda. Rick Perry abandona para ayudarle, sale vencedor del pulso mediático del último debate a pesar del lío de faldas con su segunda esposa y además a su rival más poderoso, Mitt Romney, le sale un pequeño problemilla impositivo poco patriótico. Gingrich está on fire.

En el lado opuesto, Mitt Romney. Después de ganar sobradamente en New Hampshire, todo el mundo preveía que arrasaría en Carolina del Sur y que Florida, la próxima parada, sería la consagración definitiva de su victoria. Y más después de que Huntsman renunciara a ser el candidato moderado en favor suyo. Pero los astros se alinearon en su contra: el recuento final en Iowa le quitó la victoria para dársela a Rick Santorum, y su papel de republicano moderado empieza a ser mal visto por soso y blando. Sus opciones, cada día que pasa, son menos; justo lo contrario que Gingrich.

Un Grinch que parece que ahora aglutina el voto anti-Romney que tanto buscan las alas duras de estas primarias, empezando por el Tea party. Parece que, por fin, han encontrado en el ex presidente de la Cámara de Representantes a su candidato ideal, a pesar de su (puesta en duda) moralidad familiar y sus affaires pasados. Pero su ímpetu y su visceralidad recuerdan un poco a George W. Bush, y eso gusta.

De Santorum y Paul poco podemos decir. Al primero, el resultado de la victoria en Iowa le llegó tarde para poder dar un salto en South Carolina; además, parece que el papel de republicano del ala dura se lo ha quitado Gingrich. Paul, por su parte, sigue con su cara de abuelito feliz.

¿Y qué va a pasar ahora? Nos negamos a aventurar nada, vistas nuestras dotes de adivinación. Pero parece que el supermartes, el 6 de marzo, será importante. O sea, que tenemos campaña por delante. (¡Viva!)

Sólo como curiosidad, uno de esos datos que siempre dicen los amantes de las estadísticas y anécdotas: desde 1980, el candidato republicano que ha ganado en Carolina del Sur ha sido el elegido para afrontar la carrera presidencial.

El calorcito parece que nos sienta bien. Suerte que nos quedamos por el sur. Next stop: Florida.

Post-data: Nos dejábamos de comentar lo que pasó con Stephen Colbert y su intento de hacerse pasar por Herman Cain. Quedó quinto en las primarias, una posición muy pero que muy buena. Pero con un número de votos muy bajo: sólo 6.326, un 1,05%. Lástima.

Anuncios

Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s