Ya han pasado dos días, así que seguro que han leído todo lo que han querido sobre los resultados de los caucus en Iowa. O, como diríamos en @Burroselefantes, “los cactus de Áyogua”. Así que ahora es momento de olvidarlo todo y ver el análisis que hemos hecho con nuestras propias pezuñas sobre esta primera etapa.

Todo el mundo ha hablado de los ocho votos de diferencia entre Mitt Romney y Rick Santorum. Pero, realmente, ¿fue lo más importante? A continuación, ocho cosas que nos permitirán entender más qué es lo que pasó:· Voto #1: Mucho ocho votos, mucho ocho votos… Pero… ¡con lo que nos gustan los porcentajes y las cifras absurdas! Empezamos: a Romney le votaron 30.015 y a Santorum 30.007. Diferencia de ¡0,006544%! ¡Wow, qué interesante, qué cifra más significativa, eso cambia todo lo que había pensado hasta ahora sobre los caucus! Igual que saber que un 0,11042493% (135) votó la opción No sabe/No contesta y un 0,095701607% (117) a un candidato extraño o nulo.

· Voto #2: Hacer cosas raras es algo muy americano. ¡Cuántos informativos han salvado esos niños que comen miles de hamburguesas, esos adolescentes borrachos! Pues los votantes republicanos de Iowa también hacen cosas raras. 58 de ellos (0,047%) votaron a Herman Cain, el que tuvo que renunciar a su candidatura por un lío de faldas; 31 (0,025%) al desconocido Buddy Roemer. Que, por otra parte, es el favorito de @Burroselefantes. Pronto verán por qué.

· Voto #3: Quien quiera más datos interesantes, que mire este mapa para ver cómo terminaron los recuentos y esas cosas. Una última cosa sobre cifras: ¿al final, para qué servía el caucus en Iowa? En un principio, se reparten los 28 delegados que corresponden a este estado (de un total de 2.286 en todo el país) que después se juntarán para decidir quién será el candidato que competirá contra Barack Obama el 6 de noviembre. Dicho así es tan fácil de entender… (suspiro). Despierten: nunca será tan fácil. De 28 delegados nada: se han elegido sólo 25, porque tres los decide nosequién. Esos 25 tienen que salir de un congreso estatal el ¡18 de junio!, después de un congreso de condado, nacional, diputacional, municipal, superficial, sensacional… O algo así. En resumen, que no sabemos nada. Sólo la idea de algunos medios: 13/25 para Romney, los otros 12 para Santorum.

· Voto #4: Va, en serio: ¿para qué ha servido el caucus de Iowa? Para hacer que la única mujer que participaba, Michele Bachmann, tuviera que renunciar. ¡Eso es machismo! Por eso en Burros y Elefantes le hemos dedicado un musical, que podéis ver aquí.

· Voto #5: ¿Y los otros candidatos, qué? Bien, gracias.

· Voto #6: ¿Quieren saber algo más de los otros? La cosa va de “Ricks”. El más decepcionante, Rick Perry. Es tejano, de Texas; que cada uno saque las conclusiones prejuiciadas que quiera. Lo que sí que es verdad es que, tras conseguir 12604 votos (10,31%) en Iowa, anunció que iría a su rancho a reflexionar su siguiente paso. Que fue seguir como si nada hubiera pasado; es más, se enfundó un ridículo chandal, seguramente el que le regaló Santa Claus, y se atrevió a poner la foto en twitter. Como dice nuestra cuidadora @lulmb, “le pusieron a pensar y no le gustó”.

· Voto #7: El más destacado, Rick Santorum. Su resultado, un más que meritorio segundo puesto, fue sorprendente, y más cuando la mayoría apostaba por otros nombres como Ron Paul. Dicen que lo consiguió porque se pateó todos y cada uno de los condados y pueblos y granjas del estado. Es posible. Nadie se dio cuenta de que lo más destacado, en realidad, fue su chaleco.

· Voto #8: Lo último. McCain (no el de las patatas, no: el que fuera candidato en 2008, el que perdió con Obama, el que iba de dupla con Sarah Palin), después de conocer los resultados, al día siguiente ya, habla con Romney, que si “hello, congratulations”, y se encuentran en un pabellón para darle su apoyo. Intentando aglutinar el voto republicano en un único nombre. Lástima que sigan en carrera todavía (oficialmente) seis más.

Pero lo más importante, es el voto de castigo. Sólo una nominada y ganadora indiscutible: Edith Pfeffer. Tras este nombre de apellido impronunciable con polvorones en la boca, se esconde la presidenta del partido republicano del condado de Clinton. Una mujer que, a la 01.30 am, la despiertan para que mande los resultados de su condado, cuando la señora estaba convencida que lo había hecho bien. Un error informático, dijo. Y claro, encantada con la entrevista que le hizo la CNN.

En resumen: que para lo que ha servido es para que Romney se anote el primer round. Pero que no se confíe: sólo los elefantes Ronald Reagan (1976) y George W. Bush (2000) salieron presidentes tras ganar el caucus en Iowa.

Próxima parada: New Hampshire. Ay, perdón: en español castizo correcto, Niu Jamchair.

Anuncios

Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s